Descubriendo Mi Ventana de Johari: Un Viaje de Autoconocimiento

A través de la Ventana


El aula estaba sumida en un silencio expectante. El profesor Francesc, con su barba canosa y ojos brillantes, se acercó al pizarrón, y escribió "La ventana de Johari".

Los alumnos de primero de Bachillerato se preguntaron qué le depararía esta nueva lección. Pero hoy, no se trataba de números o algoritmos; hoy, el profesor de matemáticas iba a abrir una ventana diferente, una ventana que revelaría más sobre Itzan de lo que él mismo imaginaba.


Itzan se sentó en su pupitre, con su cuaderno y lápiz en mano. El profesor Francesc comenzó a hablar con una calma que inspiraba confianza.

“Queridos alumnos”, dijo el profesor, “hoy vamos a explorar algo especial: la Ventana de Johari. Es como mirar a través de un cristal transparente hacia tu interior y hacia los demás. ¿Estáis listo?”

Itzan asintió, intrigado. El profesor dibujó una ventana imaginaria en el pizarrón, dividiéndola en cuatro cuadrantes:

  • Área Pública: Aquí están las partes de ti que todos ven. Tus habilidades matemáticas, tu dedicación al estudio y tu deseo de aprender. Es como tu perfil de redes sociales, donde compartes tus logros y tus fotos de graduación.

  • Área Ciega: Estas son las partes de ti que los demás ven, pero tú no. Tal vez no te des cuenta de lo bien que explicas conceptos complicados o cómo inspiras a tus compañeros. Es como ese tic nervioso que todos notan menos tú.

  • Área Secreta: Aquí guardas tus secretos más profundos. Tus miedos, tus inseguridades, tus sueños ocultos. A veces, incluso nosotros mismos no queremos mirar a través de esta parte de la ventana.

  • Área Desconocida: Este es el territorio inexplorado. Son las habilidades y características que aún no has descubierto. Como un tesoro escondido, esperando a ser revelado.

Itzan reflexionó. “¿Y cómo puedo ampliar mi ventana?”, preguntó.

El profesor sonrió. “A través del feedback. Escuchando a los demás, aceptando sus observaciones y siendo valiente para explorar lo desconocido. Por ejemplo, ¿sabías que tus habilidades matemáticas podrían aplicarse a la ciberseguridad? Quizás ahí está tu próximo paso”.

La Ventana de Johari es más que una herramienta; es un viaje hacia el autoconocimiento. Itzan aprendió que su ventana no estaba fija, sino que podía expandirla. A medida que compartía más, descubría más. Y así, se dio cuenta de que su pasión por las matemáticas y la ciberseguridad eran dos caras de la misma moneda.

Cuadrante inicial por Itzan:

  • Área Pública: Sus habilidades matemáticas y su deseo de estudiar ciberseguridad.
  • Área Ciega: La influencia positiva que tenía en sus compañeros.
  • Área Secreta: Sus inseguridades sobre su futuro.
  • Área Desconocida: El potencial aún por descubrir.

Itzan empezó a pedir Feedback a sus compañeros, familiares y amigos y pudo completar su ventana con:

  • Área Pública: Tus habilidades matemáticas, robótica y programación son impresionantes y te destacas en esta área. Considera cómo aplicar estas habilidades en la seguridad cibernética o la criptografía.

    “A veces, podrías ser más abierto a escuchar opiniones diferentes antes de tomar decisiones.” 
    “A veces, podrías ser más flexible en tus enfoques.”

  • Área Ciega: A veces no te das cuenta de lo bien que explicas conceptos técnicos. Podrías considerar compartir más tus conocimientos y enseñar

    "Pero tienes que superar tu timidez inicial y tomar la iniciativa.

  • Área Secreta: ¿Tienes miedo de no estar a la altura de tus propias expectativas? No subestimes tu potencial; confía en ti mismo.

    "Tienes que tener más autocontrol tanto en casa como fuera, y que los nervios no te traicionen, y controlar que las emociones no te controlen"

  • Área Desconocida: Explora más allá de las matemáticas. Programación, hacking ético o incluso la seguridad de datos médicos podrían ser áreas interesantes para ti.

    "Quizás podrías compartir más sobre tus intereses personales. No sabemos mucho sobre ti fuera del instituto."

    "Recuerda que tienes un potencial enorme y puedes brillar en diversos campos. ¡Sigue explorando y creciendo! 🌟"


Itzan comprendió que su ventana no solo revelaba su mundo interior, sino también su conexión con los demás. A través de ella, se abría a nuevas posibilidades y crecía como persona. 

Así, Itzan aprendió que, al mirar a través de una ventana, podía encontrar respuestas y oportunidades que antes no había considerado



Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de un simple ‘Estoy Bien’

Maníacos del baile

El amor eterno de Jade