Ecos de Amor de Santi y Silvia

Versos de amor entrelazados


En la Universidad de las Letras, donde los versos fluyen como ríos y las metáforas crecen como árboles frondosos, Santi y Silvia eran conocidos por su destreza con las palabras. Compañeros de clase pero no del corazón, compartían un talento para tejer poesía como quien respira música.

Un día, el profesor Xavi, con su mirada astuta y sonrisa cómplice, les propuso un desafío en clase participar en un concurso de poemas de amor. “Vuestra habilidad para recitar es innegable,” dijo, “pero, ¿podéis crear poesía que haga palpitar el corazón?”

Como raperos en una batalla de rimas, Silvia y Santi aceptaron el reto. Frente a la clase, comenzaron a intercambiar versos, cada uno más apasionado y profundo que el anterior. Lo que empezó como un juego de palabras pronto se convirtió en un diálogo del alma.

  • Silvia: “En el lienzo de mi vida, tu presencia se ha convertido en el arte más sublime.”

  • Santi: “Y en el poema de mi ser, cada palabra tuya es un verso que eterniza el instante.”

Los aplausos resonaron en el aula. Los compañeros, testigos de esta inesperada historia, esperaban con ansias de más y animaron a los dos jovenes a continuar, pues por sus palabras la literatura cobraba vida en los labios de los dos jóvenes poetas.

  • Santi: “Silvia, tu risa es la melodía que despierta mi inspiración, el preludio de cada verso que nace en mi corazón.”

  • Silvia: “Santi, tus palabras son el refugio donde mis miedos se disipan, el santuario de mis más dulces emociones.”
Con cada frase, algo dentro de ellos temblaba, una chispa que encendía una llama desconocida. Los sentimientos que fluían en sus versos removían algo más que admiración; ¿era el inicio de algo mayor?.
  • Silvia: “En cada verso tuyo, encuentro un pedazo de cielo, una chispa de la eternidad que ahora anhelo.”

  • Santi: “Y en cada palabra tuya, Silvia, veo el reflejo de un amor puro, un sentimiento que crece y se hace seguro.”
El profesor Xavi, con una sonrisa sabia, los animaba a seguir, consciente de que estaba presenciando el nacimiento de algo más grande que una simple competencia poética. “Continúen,” les decía, “porque en vuestra poesía no solo recitáis versos, sino que narráis el inicio de un amor verdadero.”

  • Santi: Cuando nuestros versos se entrelazan, es como si el universo conspirara para escribir nuestra historia en las estrellas.
  • Silvia: Sí, y cada estrella se convirtió en una palabra de este eterno poema que juntos declamamos.

  • Silvia: Contigo, cada amanecer es una promesa y cada anochecer, un recuerdo imborrable.
  • Santi: A tu lado, cada latido es un verso que rima con la eternidad.

  • Santi: Amarte es mi destino, mi elección, mi poesía más sincera.
  • Silvia: Y ser amada por ti es la melodía que danza en mi alma, libre y verdadera.

  • Silvia: Juntos, somos dos poetas escribiendo un amor que trasciende el tiempo y el espacio.
  • Santi: Un amor que, como la poesía, nunca se desvanece, sino que se transforma en ecos que resuenan en el corazón.

El sonido del timbre marcó el final de la clase, una nota discordante que rompía la magia del momento pero no la conexión que había nacido entre ellos. Aún con sus miradas entrelazadas, fueron rodeados por sus compañeros que, con abrazos y felicitaciones, reconocían la belleza de las palabras que habían compartido.

Salieron del aula en momentos distintos, pero sus corazones latían al unísono, vibrando con la intensidad de lo que había sucedido. La distancia física no era nada comparada con la cercanía que ahora sentían.


Al llegar al comedor de la escuela, el ambiente era distinto, lleno de voces y risas, compartiendo lo vivido en la clase de literatura. Corrillos de personas rodeando a Silvia y hablando de lo vivido, y muchas compañeras deseosas de haberlo disfrutado. En ese momento cuando entró Santi en el comedor algunos de sus compañeros no tardaron en recordar el concurso de versos. “¡Santi, Silvia, tenéis que seguir!” les animaban, “Vuestra poesía es el alma de este lugar.”

Un poco avergonzados, ambos se miraron, y volvieron a sentir la conexión vivida, y ...
  • Silvia: “Cada palabra que compartimos es un puente entre nuestras almas, un lazo que se fortalece con cada verso.”

  • Santi: “Y cada rima que creamos es un paso más en este viaje inesperado, un camino que recorremos juntos.”


Los aplausos se hicieron eco en el comedor, y aunque al principio dudaron, pronto se encontraron de nuevo sumergidos en su mundo de metáforas y sentimientos, recitando versos que hablaban de un amor que, aunque no planificado, florecía con la naturalidad de la sala del comedor.
  • Santi: “En este mar de voces, la tuya es la única que resuena en mi corazón, la única que escucho con claridad.”
  • Silvia: “Y en este bosque de miradas, la tuya es la luz que guía mis pasos, la estrella que ilumina mi noche.”

  • Silvia: Cada día a tu lado será descubrir un nuevo verso en el poema de la vida.
  • Santi: Y cada noche, al contar las estrellas, siento que contaré las razones por las que me enamoré de ti.

  • Santi: Eres la musa que inspira mi pluma, la razón por la que la poesía fluye como un río.
  • Silvia: Y tú, el poeta que da voz a mis silencios, que convierte mis suspiros en canciones.

  • Silvia: En el cielo de mi alma, cada nube dibuja tu rostro, y cada brisa es un abrazo tuyo.
  • Santi: En el jardín de mi corazón, cada flor lleva tu nombre, cada aroma es un recuerdo tuyo.

  • Santi: Si la vida es un lienzo, entonces nuestro amor es el color más vibrante en él.
  • Ella: Si el tiempo es un río, entonces nuestro amor es la corriente que nunca cesa.

  • Silvia: Amor mío, ¿qué sería de mí sin la luz de tus ojos iluminando mi camino?
  • Santi: Y yo, ¿qué sería sin la fuerza de tus palabras elevando mi espíritu?

  • Santi: Juntos, somos más que dos almas en sintonía; somos un universo en expansión.
  • Silvia: Juntos, somos la eternidad capturada en un instante, el infinito en un solo latido.
El comedor se convirtió en su escenario, y cada mesa, en una butaca desde donde sus compañeros observaban, testigos de un amor que se escribía no solo en papel, sino en el aire que respiraban. 


La emoción se desbordaba en el comedor como una ola de júbilo que inundaba cada rincón. Algo mágico se tejía en el aire, una conexión que ni Santi ni Silvia podían explicar, pero que crecía con cada verso que compartían. Era un sentimiento palpable, casi vivo, que vibraba en cada palabra y mirada.


Silvia, con las mejillas teñidas de un suave rubor, se escabulló del comedor, dejando tras de sí un rastro de curiosidad y admiración. Santi, impulsado por un sentimiento que no podía ignorar, la siguió, y como si fueran parte de una coreografía ensayada, todos los compañeros los acompañaron, dejando el comedor en un silencio expectante.


En los jardines del campus, Silvia se encontraba sentada en un banco, contemplando la naturaleza que la rodeaba. Santi se acercó con pasos decididos pero suaves, inconsciente de la mirada atenta de sus compañeros que, a una distancia respetuosa, observaban la escena en silencio.

  • Santi: “Silvia, ... tus palabras se convierten en la poesía que da ritmo a mi corazón.”

  • Silvia: “Y tus versos, Santi, son la melodía que acompaña mis pensamientos, que da ritmo a mis latidos.”

El aire se llenó de una tensión dulce, de una expectativa cargada de promesas no dichas. Los compañeros, testigos de este momento íntimo, contenían la respiración, esperando el desenlace de una historia que todos sentían, pero que solo Silvia y Santi podían contar.
  • Silvia: “No sé qué es esto que siento, pero cada vez que recitas, algo dentro de mí se enciende, algo que no puedo, ni quiero, apagar.”

  • Santi: “Lo mismo me sucede, Silvia. Es como si cada palabra tuya despertara una parte de mí que desconocía, una parte que ahora solo quiere vivir en tus versos.”

El jardín se convirtió en su santuario, el escenario de un amor que nacía al compás de la poesía. Y allí, bajo la sombra de los árboles y el canto de los pájaros, Santi y Silvia se dieron cuenta de que lo que había comenzado como un juego de palabras, se estaba transformando en el preludio de una historia de amor que apenas comenzaba a escribirse.

  • Santi: Eres el sueño del que nunca quiero despertar, la realidad que supera toda fantasía.
  • Ella: Y tú, el capítulo más hermoso de mi historia, la poesía que da sentido a mi vida.

  • Silvia: En este jardín de nuestras promesas, cada flor es un testigo de nuestro amor inquebrantable.
  • Santi: En el cielo de nuestros deseos, cada estrella es un reflejo de la pasión que arde entre nosotros.

  • Santi: Si el amor fuera un lienzo, cada pincelada nuestra sería un trazo de eternidad.
  • Silvia: Si el amor fuera una melodía, cada nota nuestra sería un acorde de armonía perfecta.

  • Silvia: Juntos, somos la aventura que nunca termina, el viaje que con cada suspiro se renueva.
  • Santi: Juntos, somos la promesa de un amor que desafía al tiempo, que se escribe con la tinta indeleble del corazón.

  • Santi: En cada suspiro de la tarde, siento el calor de tu amor que me envuelve como un manto de flores.
  • Silvia: Y en cada rayo de sol que se filtra por entre las hojas, siento la ternura de tus palabras iluminando mi alma.

El jardín se había convertido en un escenario silencioso, un lienzo en blanco donde se pintaba una escena de amor puro. Compañeros y profesores a distancia, pero formando un círculo alrededor de la pareja de poetas, observaban con asombro el romance que florecía ante sus ojos. La atmósfera estaba cargada de emoción, tan densa que parecía cortar cualquier intento de hablar.

Nadie se atrevía a romper el encanto, a interrumpir la magia que se tejía con cada mirada y cada gesto. Los compañeros, movidos por el momento, se encontraban en abrazos silenciosos, algunos con lágrimas rodando por sus mejillas, un testimonio mudo de la belleza del momento. En otros rincones, parejas compartían besos tiernos, inspirados por la pasión que se desataba en el aire.

El amor, en efecto, estaba en el aire, palpable y vibrante, como una melodía que solo el corazón puede escuchar. Era un amor que no necesitaba palabras, que se comunicaba en el lenguaje universal de los sentimientos, un amor que, por un instante, unió a todos en el jardín en una experiencia compartida de alegría y conexión humana.

  • Santi: Cada palabra tuya es un susurro que acaricia mi ser, una promesa que se desliza en el viento.
  • Silvia: Y cada mirada tuya es un poema sin escribir, una historia que solo nuestros corazones pueden narrar.

  • Silvia: Eres la luz que guía mis días, el faro que ilumina mis noches más oscuras.
  • Santi: Y tú, el ancla de mi esperanza, la certeza en mis mares de dudas.

  • Santi: En el lienzo de nuestro amor, cada color es más brillante, cada trazo es más profundo.
  • Silvia: En la melodía de nuestro destino, cada nota resuena con la fuerza de lo eterno.

  • Silvia: Si el amor fuera un poema, cada estrofa escrita contigo sería un verso inmortal.
  • Santi: Si el amor fuera un viaje, cada paso a tu lado sería un descubrimiento sin final.

  • Santi: Juntos, somos la poesía que se recita en el silencio, el amor que se siente en la distancia.
  • Silvia: Juntos, somos la prueba de que el amor verdadero no conoce límites, ni distancias.

En el entrelazado de sus destinos, Santi y Silvia encontraron un puente en sus versos, uniendo dos mundos con la fuerza de su amor incipiente. Cada palabra compartida era un hilo dorado en el tapiz de su relación, cada rima, un paso más hacia el entendimiento mutuo. En la poesía, descubrieron un lenguaje común donde sus corazones podían danzar al unísono, revelando la belleza de un sentimiento que, aunque nuevo, parecía tan antiguo como el tiempo mismo.

  • Silvia: Cada palabra que me regalas es un tesoro que guardo en el cofre de mi alma.
  • Santi: Y cada gesto tuyo es un poema que se graba en la memoria de mi corazón.

  • Santi: Eres la brisa que refresca mi existencia, el susurro que calma mis tormentas.
  • Silvia Y tú, el faro que guía mis emociones, la luz que ilumina mis días más oscuros.

  • Silvia: En el lienzo de nuestro futuro, cada pincelada tuya es un sueño que cobrará vida.
  • Santi: En la sinfonía de nuestro amor, cada nota que tocas es una promesa de felicidad eterna.

  • Santi: Si el amor fuera un libro, cada capítulo contigo sería una aventura que deseo explorar.
  • Silvia: Si el amor fuera un mar, cada ola junto a ti sería una caricia que anhelo sentir.

  • Silvia: Juntos, somos dos almas que danzan al ritmo de un amor inmortal.
  • Santi: Juntos, somos la prueba de que el amor verdadero escribe las más bellas historias.


En el jardín, donde los susurros de la naturaleza componían una sinfonía de tranquilidad, Santi y Silvia se encontraban frente a frente, sus ojos reflejando la profundidad de un sentimiento recién descubierto. Con una delicadeza nacida del respeto mutuo y la admiración, sus labios se encontraron en un beso, sellando las promesas no pronunciadas pero sentidas en cada verso compartido.

    El mundo alrededor se detuvo, el silencio era absoluto, como si la tierra misma contuviera la respiración ante la pureza de ese momento. Luego, como el estallido de fuegos artificiales en una noche clara, el júbilo irrumpió entre los compañeros y profesores. Besos y abrazos se intercambiaban, felicitaciones llenaban el aire, y la alegría era tan palpable que recordaba a los buenos deseos compartidos en fin de año.
      La celebración era un reflejo de todo lo vivido: un cúmulo de emociones, un torbellino de palabras que habían tejido la más hermosa de las historias. El beso de la pareja fue el broche final de una jornada inolvidable, la esperanza de un futuro de amor y pasión.
        El amor, hecho palabras, resonaba en cada rincón del campus. Era un amor que trascendía la poesía, que se convertía en el latido de dos corazones en sintonía. Y así, con el atardecer tiñendo el cielo de tonos dorados, Silvia y Santi se prometieron seguir escribiendo su historia, una historia donde cada capítulo sería un testimonio de su amor, un amor que había nacido en la poesía y que continuaría, eterno, en las letras de lo que siente el corazón.

        Comentarios

        Entradas populares de este blog

        Más allá de un simple ‘Estoy Bien’

        Maníacos del baile

        El amor eterno de Jade